mcrblg-header-image

search

Clínicas y hospitales para embarazadas en Buenos Aires


La ciudad de Buenos Aires cuenta con cientos de profesionales médicos de excelencia en el terreno de la obstetricia, ginecología, y todas aquellas especialidades que se tornan de gran importancia para las futuras mamás.

Los hospitales privados brindan un servicio vital para la comunidad, sobre todo atendiendo partos de emergencia y a mujeres embarazadas de todos los niveles de poder adquisitivo, ya que sus médicos en general suelen ser los más calificados a la hora de solucionar imprevistos y tratar con patologías obstétricas complejas.

Más aún, en muchos hospitales públicos se incluyen otras disciplinas realmente esenciales para el normal desarrollo del embarazo, por ejemplo, la nutrición. Actualmente más y más mujeres embarazadas entienden la enorme importancia y el impacto que una buena alimentación tiene sobre el desarrollo físico del bebé. A esto hay que sumarle la derrota de algunos viejos paradigmas, por ejemplo, los que afirman que la mujer embarazada debe permanecer en un estado pasivo, inactivo, aislada de todo tipo de actividad física. Esto ha cambiado con la inclusión de ejercicios de bajo impacto para futuras mamás, entre ellos, el pilates, las caminatas y el yoga, disciplina que ha ido captando muchas fanáticas en estos tiempos.

En las últimas décadas las clínicas privadas y los sanatorios han ganado mucho terreno, ofreciendo una opción más exclusiva pero no por eso menos profesional que la de los hospitales públicos. Algunas son parte de un servicio integral de medicina prepaga; otras, en cambio, trabajan únicamente con afiliadas a las obras sociales. En cualquier caso el servicio oscila en un nivel promedio bastante bueno, con excepción de aquellos establecimientos más exclusivos que cuentan con instalaciones de lujo y profesionales con largos años de trayectoria, lo cual marca la diferencia en el precio final, por lo general, inalcanzable.

Este tipo de establecimientos privados brindan diferentes planes de atención que cubren desde los estudios propios del embarazo hasta llegar al parto y el postparto; lo cual permite hacer un seguimiento prolongado de la salud de la mamá y su bebé. También poseen la opción de incorporar al obstetra de cabecera de la futura mamá o a cualquier otro profesional que sea necesario dependiendo de su condición y cuadro clínico.

Más allá de que la elección entre una clínica privada y un hospital público a veces tiene que ver con un tema económico, o de preconceptos acerca de la salud pública, lo cierto es que en ambos casos se ofrece un tipo de atención de buena calidad. La única diferencia real y objetiva está relacionada con las instalaciones, lamentablemente, muy pobre en los hospitales públicos. En todo lo referente a la aparatología y el nivel de sus profesionales médicos podemos decir que realmente no hay diferencias, salvo excepciones, y que cualquier elección puede ser adecuada o inadecuada según el cuadro clínico de la embarazada en cuestión.

advvDesde luego, elegir entre un hospital público y una clínica privada nada tiene que ver con los hábitos que toda embarazada debe observar con absoluta rigurosidad. En otras palabras, la atención médica no la absuelve de extremar los cuidados de su salud y la de su bebé. El ejercicio, cuya duración e intensidad siempre deben ser evaluadas por el profesional médico, la buena alimentación y una reducción en los niveles de ansiedad son factores determinantes para que el embarazo llegue a buen término.

Buenos Aires tiene una larga tradición en la reformulación de los paradigmas médicos, realización de nuevos descubrimientos e implementación de protocolos acordes a esos desarrollos. Una clínica privada, por ejemplo, puede resultar ideal para la comodidad de la embarazada y de su familia durante el proceso del parto, pero quizás inadecuada para tratar emergencias o cuadros complejos que requieren un grado de especificidad muy grande. Por otro lado, los hospitales cubren con gran capacidad esta última posibilidad pero padecen un progresivo deterioro edilicio que por momentos los vuelve inviables para el confort y la tranquilidad de la mujer durante esta importante experiencia de vida.

Es por esa razón que la ciudad debe continuar invirtiendo en la salud pública, no solo para mejorar su servicio y las condiciones en las cuales se lo provee, sino para subir la vara en los niveles de atención de los establecimientos privados.

Encuentre el listado de hospitales y centros de salud en: http://www.buenosaires.gob.ar/salud/establecimientos

close
search
Comentarios recientes
    Archivos
    avatar

    Hi, guest!

    settings

    menu