mcrblg-header-image

search

La importancia de utilizar brackets


Cuando pensamos en brackets o frenos dentales, muchas veces recordamos modelos viejos que eran incómodos y muy poco estéticos. Sin embargo esta tecnología avanzó con el paso del tiempo, permitiendo que este tipo de tratamientos dentales sea más efectivo y menos chocantes a la vista. Aún así, hay personas que todavía no conocen la importancia de utilizar este tipo de tratamientos.

Resultado de imagen para brackets

Primero, lo más importante: ¿Para qué sirven los brackets? En general, este procedimiento se utiliza para tratar problemas de mandíbulas, pero también pueden servir para tratar problemas de masticado o incluso del habla. Si bien existen indicios de técnicas similares que datan de hace más de 2000 años, las versiones actuales derivan de las investigaciones que realizó el dentista francés Pierre Fauchard en el Siglo XVII. Fue otro dentista, el norteamericano John Nutting Farrar, quien sugirió por primera vez la aplicación de fuerza moderada a intervalos programados para que los dientes se desplacen hasta quedar rectos y alineados.

En la actualidad, el precio de los brackets depende del tipo de material del cual están hechos. Los metálicos (también conocidos como brackets fijos) son los más conocidos y el método más antiguo que sigue en vigencia. Los dientes utilizan un soporte de metal que ayuda a que se posicionan en su posición correcta. Su vigencia como tratamiento de ortodoncia se debe a que los otros métodos no resultan igual de efectivos a la hora de corregir rápidamente torceduras de mandíbula, problemas de mordedura o cerrar el espacio entre dientes. Pero hay muchas personas que no quieren que su sonrisa se vea afectada por el metal, entonces prefieren elegir algo que se vea más estético.

Quienes prefieren una alternativa al método tradicional tienen la posibilidad de elegir los llamados “brackets transparentes”. Estos se disimulan entre los dientes del paciente o incluso pueden ser colocados detrás de los ellos sin perder la efectividad del tratamiento. Existen varias opciones disponibles, como zafiro, porcelana o incluso férulas invisibles. Aquellos pacientes que son alérgicos al metal o que simplemente prefieran que su boca se vea más natural, pueden contar con esta opción. Sin embargo, la mayor desventaja que tienen es que el tratamiento suele ser más largo que con el método tradicional.

Existe una tercera alternativa: los brackets linguales. Esta variante es personalizado para cada paciente y cuenta con la gran ventaja de que al estar atrás de los dientes son prácticamente invisibles. Al no estar fijos, no requieren que el paciente tenga que hacer visitas regulares al ortodoncista, además que los dientes sufren menos ya que no tienen que adherir a ellos. Sin embargo, más allá de que los resultados finales suelen ser excelentes, es un tratamiento mucho más extenso que con las otras dos versiones.

Al contar con estas tres opciones, el paciente tiene la ventaja de poder elegir tanto la extensión de su tratamiento como la manera que se van a ver sus dientes durante este tiempo. El ortodoncista va a tener que ayudarlo a tomar la decisión correcta, ya que la idea de este tratamiento es no tener que repetirlo en un futuro.

 

close
search
Comentarios recientes
    Archivos
    avatar

    Hi, guest!

    settings

    menu