mcrblg-header-image

search

Los beneficios de aprender inglés para la salud de nuestra mente


Si bien es cierto que nuestro cerebro no es un músculo, también es verdad que podemos trabajar para mejorar considerablemente su rendimiento a través de distintas tareas. En este sentido, aprender idiomas es un ejercicio perfecto para mejorar la salud de la mente. Y dentro de este apartado, el inglés, quizás, es el idioma ideal. Incluso podemos plantearnos metas en el mediano plazo, como si se tratara de un entrenamiento físico; por ejemplo, un examen IELTS Buenos Aires sería la línea de llegada en este proceso de entrenamiento.

Aprender inglés de forma metódica, organizada, y con un objetivo claro como podría serlo uno de los exámenes IELTS, conforma un gran entrenamiento para la mente, y eso podría depararnos una invaluable cantidad de beneficios. El cerebro es un órgano que prefiere los hábitos, las rutinas, de manera tal que si nos adecuamos a un proceso de aprendizaje responsable y progresivo éste responderá de la mejor manera, trayéndonos consigo muchísimos otros beneficios para la salud.

En este caso nos referimos a los exámenes IELTS, quizás de los más exigentes dentro del idioma inglés, pero bien podría tratarse de otro idioma y de otro objetivo, de acuerdo a tus inquietudes y gustos particulares. La idea es ejercitar la mente, además del cuerpo, para poder lograr un organismo mucho más saludable desde todo punto de vista.

Al comienzo tal vez encontremos algunas resistencias. Antes decíamos que al cerebro le gustan las rutinas, y hace todo lo posible para establecerlas constantemente, con lo cual en las primeras etapas de aprendizaje de cualquier idioma, incluido el inglés, es probable que ese esfuerzo se haga sentir. No obstante, en pocas semanas comenzaremos a notar que nos habituamos a esa frecuencia de estudio, por ejemplo, dos veces por semana.

Como en todo tipo de entrenamiento, las metas son un herramienta poderosa para enfocar nuestros esfuerzos y apuntar hacia un lugar preciso, un logro, si se quiere. En este contexto, los exámenes IELTS son una excelente opción de objetivo personal, ya que además de permitirnos un horizonte concreto hacia el cual dirigir nuestros esfuerzos, también sirve como herramienta de desarrollo personal.

Lo ideal sería comenzar con una rutina de estudios de baja intensidad. Dos veces por semana es más que suficiente para sacarse el óxido de encima y comenzar a poner en funcionamiento la maquinaria. Esta es la etapa más sensible, es decir, el momento en el que muchas personas bajan los brazos y abandonan el proyecto. Pero si superamos esa primera barrera nuestro cerebro también se sincronizará con aquel objetivo que nos planteamos al principio, y colaborará para llevarlo a cabo siempre y cuando seamos rigurosos en esto de respetar las rutinas de estudio.

Poco a poco, y a medida que progresamos, podemos empezar a acentuar un poco la rutina de estudios, por ejemplo, preparándonos en un instituto de inglés para cursar un examen IELTS. La tarea no será sencilla, desde luego, sino más bien todo lo contrario, pero los beneficios de entrenar el cerebro de esta manera pueden mejorar considerablemente nuestra salud mental, y con ella lograr un bienestar más duradero, sólido, y una mejor calidad de vida.

close
search
Comentarios recientes
    Archivos
    avatar

    Hi, guest!

    settings

    menu