mcrblg-header-image

search

Medicina estética: Qué es la radiofrecuencia corporal y cuáles son sus beneficios


En el hemisferio sur nos aproximamos al verano, y como es usual son cada vez más las personas que intensifican su deseo de lucir un cuerpo más bonito y una vida más saludable. Las matrículas de los gimnasios están a tope, muchos comienzan un régimen de alimentación saludable (o más saludable que durante los meses fríos del año), y también las clínicas de medicina estética comienzan a recibir más pacientes. En esta nota de nuestro portal de salud hablaremos de un tipo de tratamiento propio de la medicina estética, las sesiones de radiofrecuencia corporal, para conocer más respecto a sus características y beneficios. Veamos.

Comencemos por la definición básica: en el ámbito de la medicina estética, la radiofrecuencia es una técnica que, mediante determinadas tecnologías, realiza un calentamiento selectivo y controlado de la piel y de esta forma ataca en forma directa la celulitis y la flaccidez.

Tal como nos explican desde un reconocido centro de estética en Buenos Aires, Capital Federal, donde ofrecen este servicio, la radiofrecuencia ha demostrado su efectividad para combatir la celulitis y la flaccidez de la piel, pues favorece la producción de elastina y de colágeno, y así logra que se tensen las fibras de sostén de los tejidos de la piel.

Es una buena noticia el hecho de que la radiofrecuencia es parte del terreno de la medicina estética sin cirugía. Sin la necesidad de “pasar por un bisturí”, se obtiene resultas similares a los que ofrecen las técnicas quirúrgicas. En este caso la comparación puede realizarse con los resultados del lifting; de hecho, es usual decir que los tratamientos con radiofrecuencia ofrecen un “efecto lifting”.

La radiofrecuencia en medicina estética opera mediante ondas eléctricas de microimpulsos, ofreciendo de esta forma un calor controlado y efectivo. ¿Cuáles son los resultados? A las pocas sesiones la piel luce más iluminada, tersa y esculpida. Es interesante también saber que esta técnica ayuda a mejorar la circulación sanguínea, combate la “piel de naranja” y reduce la aparición de arrugas. El tratamiento tiene también su variante para el rostro, ayudando a drena bolsas y ojeras, reafirmando la piel flácida, eliminando arrugas de expresión, y definiendo los contornos faciales, tanto bajo el mentón como en la línea de la mandíbula. Así, es posible afirmar que se trata de un tratamiento de rejuvenecimiento de verás efectivo tanto para el cuerpo como para el rostro.

Los tratamientos de radiofrecuencia suelen estirarse entre 5 a 10 sesiones (tanto en su variante corporal como facial), y lo ideal es hacer intervalos de dos semanas entre las sesiones. Cada sesión tiene una duración aproximada de 20 a 30 minutos, según nos cuentan desde el mencionado centro de estética.

Ya sabemos, se acerca el verano y todos deseamos lucir un cuerpo más bonito y saludable. La radiofrecuencia se postula en tanto como una buena opción, que no requiere pasar por un quirófano, y que cuando se aplica en centros de estética eficientes, los resultados también lo son. Una buena idea es comenzar en primavera, para estar listos para los días de calor y menos ropa.

close
search
Comentarios recientes
    Archivos
    avatar

    Hi, guest!

    settings

    menu