mcrblg-header-image

search

¿Qué hacer ante una emergencia por la noche?


Nuestros instintos no suelen ser lo más confiable a la hora de responder ante una emergencia, en especial durante la noche, cuando nuestros sentidos no están trabajando al máximo de sus posibilidades. Por eso el primero y más importante consejo que podemos dar acerca de las emergencias nocturnas es buscar ayuda.

El segundo consejo, antes de pasar a otros de orden práctico, es tratar de calmarse y actuar con la cabeza fría. Aún si la emergencia involucra un accidente, como veremos más adelante, lo mejor que podemos hacer es ayudar al otro a sentirse más tranquilo empezando por tranquilizarnos nosotros mismos.

Los accidentes domésticos están a la orden del día, sobre todo por la noche y entre adultos mayores. Una caída siempre es algo peligroso para esta franja poblacional, de modo que frente a ellas se debe actuar con rapidez y cautela. Es importante tener cuidado y no movilizar al paciente si éste se queja de dolores en la columna o en el cuello, ya que al hacerlo podemos provocarle lesiones aún mayores.

Muchas enfermedades como lesiones de menor envergadura pueden parecer una emergencia aun cuando no lo son realmente: resfríos, tos, erupciones cutáneas, cortes, pueden tratarse en casa sin recurrir al personal médico.

aml

Naturalmente, cuando hablamos de niños todo debe tomarse con el mayor grado de responsabilidad. Consultar de noche con un pediatra no es sencillo, pero si usted alberga algún tipo de incertidumbre acerca de los cuidados que requiere su hijo, por ejemplo, durante un ataque de tos, no dude en tomar el teléfono e informarse con su servicio de emergencias. Si el caso no amerita la visita de un profesional médico al menos recibirá los pasos que deberá seguir para aliviar su condición.

Los golpes, caídas o lesiones como causa de un accidente doméstico son en todos los casos un motivo más que válido para una visita a la guardia médica. Nada podemos hacer en casa para reemplazar una radiografía, por ejemplo, y descartar o confirmar el grado de lesión al que nos enfrentamos. En cualquier caso, el dolor del paciente es siempre el mejor indicador de su estado de gravedad, aunque en los adultos mayores pueden presentarse casos donde el dolor es casi nulo y sin embargo ser una lesión de considerable gravedad.

Lo mismo ocurre con las heridas cortantes. Si no podemos reducir la hemorragia al aplicar compresas y agua, es una señal evidente de que la persona necesita recibir sutura, en ciertos casos. Además, cuando los cortes son profundos quizás necesiten ser desinfectados por un profesional, quien evaluará si éste debe o no recibir algún tipo de inyección contra el tétanos, por ejemplo.

Los traumatismos son quizás lo más difícil de determinar en casa y menos aún en horas de la noche. Un niño que juega y se golpea la cabeza puede recuperarse muy rápido, sin embargo, horas después puede presentar síntomas que no siempre llegamos a asociar con aquel evento anterior. En todo caso, el servicio de emergencias de un hospital, o incluso la consulta telefónica con su prestador de medicina prepaga, pueden y deben ser utilizados para prevenir un mal mayor. Existen muchas farmacias con envío a domicilio durante las 24 hs. del día que pueden ayudarle en la solución de su problema.

Durante las horas de la noche las emergencias plantean toda clase de dificultades. Como padres es difícil realizar cualquier tipo de evaluación certera. Nadie quiere llevar a su hijo a la guardia si no se trata realmente de una urgencia, pero tampoco queremos tomar decisiones desacertadas y perder tiempo valioso. Por eso es importante mantener la cabeza fría, ya que las emergencias suelen disparar en nosotros todo tipo de impulsos instintivos que nublan la razón y perjudican el razonamiento lógico.

En cualquier caso, siempre se deben tener conocimientos, siquiera rudimentarios y parciales, sobre cómo tratar las emergencias típicas que pueden ocurrir en nuestro hogar durante la noche. Actuar sobre el herido es importante, pero nunca si esto implica la posibilidad de un riesgo mayor, como por ejemplo mover a alguien que se ha accidentado en la bañera si no estamos seguros de que con no provocaremos una lesión cervical, o incluso algo peor.

El primer paso frente a una emergencia es bajar los decibeles emocionales, respirar profundo y pensar, sobre todo eso, antes de evaluar los riesgos de la situación y entonces sí, levantar el teléfono y con voz clara brindarle a la operadora toda la información posible.

close
search
Comentarios recientes
    Archivos
    avatar

    Hi, guest!

    settings

    menu