mcrblg-header-image

search

Sugerencias para cuidar ancianos


Los mayores adultos requieren un tipo de cuidado especial. Más allá de su atención médica, que en todo caso deberá ser constante y a cargo de profesionales, hay muchas cosas que desde nuestro lugar podemos hacer para mejorar sus condiciones de vida.

En ciertos casos, sin embargo, la única opción viable para mejorar considerablemente su calidad de vida es apelar a los servicios de una residencia para ancianos. No son pocas las personas que sienten un escalofrío de inquietud con respecto al tema, pero lo cierto es que existen muchos mitos alrededor de este tipo de instituciones, muchas de ellas verdaderamente capaces de elevar el estándar de vida muy por encima de lo que podríamos hacer a un nivel personal.

Como decíamos anteriormente, las personas mayores de edad no solo necesitan atención médica, que en cualquier caso deberá ser la mejor posible. De hecho, hay muchos factores que podemos tener en cuenta para trazar una diferencia en sus vidas.

bbbbbbb

Al entrar en la tercera edad muchas personas sienten que han perdido la brújula, no solo con sus cuerpos, sino que han extraviado el rol protagónico de sus vidas; es decir, que lo mejor ha quedado atrás y que el futuro, borroso e incierto, no depara mayores satisfacciones. Aquí entra a jugar nuestra capacidad de integración, permitiéndoles seguir ocupando un lugar destacado en las decisiones familiares.

Otro dato a tener en cuenta es que, debido a la edad, muchos ancianos se hunden paulatinamente en el aislamiento. Rara vez deciden salir, y si lo hacen es solo para cumplir con algún tipo de obligación, que incluso puede incluir fiestas y cumpleaños. Debemos hacer todo lo posible para no llegar a estos extremos. Los mayores adultos necesitan sociabilizar como cualquiera de nosotros, solo que se sienten una carga para los demás, un peso, si se quiere, aunque jamás hagamos nada que les haga llegar a esa conclusión errónea.

Las actividades, las reuniones, los encuentros familiares, o incluso un simple paseo por una feria o una plaza pueden marcar la diferencia en el humor de cualquiera. Aquí no hay excusas posibles, incluso si la persona en cuestión posee limitaciones para desplazarse normalmente. Todo puede sustituirse si el tema se aborda con espíritu de integración. Si el mayor adulto siente que será una carga, posiblemente se rehúse a participar, pero si logramos hacerlo sentir como una parte indispensable del disfrute de la familia, entonces nada objetará.

La presencia de los jóvenes, nietos o bisnietos, es algo que todos los abuelos disfrutan. Desde luego, no siempre los adolescentes sienten del mismo modo. Por eso es importante hablar el tema y dejarles en claro que el afecto que puedan trasmitirles resulta decisivo para mejorar notablemente su calidad de vida.

Nada impide que apliquemos estos sencillos conceptos incluso si nuestros abuelos se encuentran en una residencia para personas mayores. Todo lo contrario. Debemos profundizar aún más nuestra presencia para hacerlos sentir una parte activa del grupo familiar, no solo con voz y voto en los temas cotidianos sino como fuentes de consulta.

Con estas sencillas decisiones podemos marcar una clara diferencia entre el aislamiento, la depresión, la soledad, con una tercera edad todavía activa, capaz de disfrutar de los pequeños momentos en familia y también de mirar hacia el futuro con optimismo, sabiendo que han dejado un legado vivo y presente en cada uno de nosotros.

close
search
Comentarios recientes
    Archivos
    avatar

    Hi, guest!

    settings

    menu