mcrblg-header-image

search

Tips para tener en cuenta durante el embarazo.


Poco a poco, algunos viejos paradigmas empiezan a cambiar; en algunos casos, de forma lenta, en otros, a un ritmo vertiginoso. El embarazo es uno de ellos. Ya no se lo se lo experimenta como un tedioso y malhumorado proceso de espera de nueve meses, donde la mujer debe permanecer a merced de sus hormonas revueltas, sino más bien como una etapa de preparación para lo que vendrá.

Y fueron las mujeres, cuándo no, las que terminaron con esta tradición del embarazo visto como sinónimo de inactividad física y laboral. No fue de un día para el otro, desde luego, pero el cambio ya comienza a notarse con mayor visibilidad en los hábitos y rutinas de las embarazadas porteñas.

Más y más futuras mamás son conscientes del tremendo impacto que su comportamiento tendrá durante el embarazo en el futuro desarrollo de sus hijos. En este contexto, la alimentación ocupa un rol preponderante. Los antojos siguen siendo un capricho que la mujer embarazada tiene permitido, por supuesto, pero dentro de un cuidado integral que incluye una dieta sana, acorde a los súbitos cambios que atraviesa su cuerpo, y principalmente para nutrir de la mejor forma a su bebé.

Ése sería el primer tip: comer de manera sana, equilibrada, para poder permitirse algún antojo de vez en cuando.

Tampoco es saludable creer que la inactividad es una especie de condena inevitable que las embarazadas deben sufrir. En absoluto, más allá del trabajo, las futuras mamás pueden seguir practicando deportes de bajo impacto, desde luego, aprobadas por su médico de cabecera. Un buen ejemplo es el pilates, o el yoga, por citar dos casos en expansión. Realmente hay muy buenos profesionales que dictan clases de yoga para embarazadas en Capital Federal. A tenerlo muy en cuenta.

Otro consejo importante tiene que ver con el manejo de la ansiedad. ¿Cómo? Saliendo un poco del pequeño universo que rodea y a veces oprime a la embarazada. Después de todo, ya leíste todos los libros posibles sobre el tema, escuchaste hasta el agotamiento las sugerencias de otras madres; en resumen, que no todo en tu vida sea absorbido por el embarazo.

Difícil, claro, pero necesario para descomprimir tu cabeza de tanta presión. Obsesionarse solo consigue agudizar el miedo natural que toda mujer embarazada siente.

El secreto está en continuar una vida activa. Ninguna mujer posee un interruptor interno que le permite adoptar una postura de pasividad frente a la vida de un día para el otro. Las actividades deben continuar todo lo posible, tanto el trabajo como el ejercicio físico supervisado. Solo de esta forma se consigue el equilibrio emocional necesario para recibir de forma confiada y relajada al bebé.

A propósito, el último tip sería que desconfíes un poco de quienes creen saberlo todo. Decir generalidades es demasiado sencillo, y más cuando proceden de otras mamás capaces de sacar de quicio a cualquiera. Darse tiempo, coordinarse con los espacios que la mujer necesita, estar atentas a las emociones pero no dejarse gobernar por los miedos, son excelentes primeros pasos para experimentar esa excitante etapa de la vida sin perder definitivamente la cordura.

close
search
Comentarios recientes
    Archivos
    avatar

    Hi, guest!

    settings

    menu