mcrblg-header-image

search

Variedad en residencias para adultos


Nunca es sencillo tomar la decisión, o incluso seguir la recomendación de médicos y psicólogos, de recurrir a una residencia para adultos como nuevo hogar para nuestros mayores. Desde luego que, frente a esta urgencia, seguramente nos informaremos detalladamente sobre la mejor ubicación, los régimenes de visita, la reputación de sus profesionales, pero a veces eso apenas conforma una pequeña porción de lo que necesitamos saber.

Existen, de hecho, una gran variedad en residencias para adultos realmente competentes. Pero aún dentro de los establecimientos con mayor trayectoria en el rubro existen diferencias que conviene tener en cuenta para tomar una elección más informada. En este punto sería redundante decir algo acerca de los establecimientos que no cumplen con las regulaciones y normas en el tratamiento y cuidado de personas mayores. Solo daremos cuenta de la variedad entre residencias calificadas.

Casi todas las residencias para mayores poseen cronogramas de actividades grupales que van desde paseos programados, con la presencia o no de familiares, juegos como la lotería o torneos de naipes, bailes y festejos de cumpleaños; a otras individuales. Pero atención, algunas de estas actividades recreativas no siempre son personalizadas, es decir, no incluyen en todos los casos a personas con movilidad restringida, por ejemplo, o que necesiten de una asistencia psicológica permanente.

Ciertos establecimientos para personas mayores tampoco poseen personal médico capaz de atender adecuadamente todas las patologías; algunas, de hecho, solo integran atención psiquiátrica de forma semanal. En estos casos es conveniente pactar con las autoridades la asistencia regular del médico de cabecera de la persona, que en cualquier caso deberá tener acceso sin restricciones tanto al paciente como a su historial y actividades.

abuelossPor cierto que dentro de la variedad de residencias para mayores existen lugares que realmente cubren todas sus necesidades, incluso las invisibles, es decir, aquellas que no inciden directamente en la salud física o pero que tienen un enorme impacto psicológico y emocional. Hablamos aquí del acceso a un espacio verde, por ejemplo; o de disponer libremente de sus horarios de descanso, permitiéndosele cierto grado de autonomía incluso en su alimentación si es que su condición así lo permite.

Por otro lado, y en parte debido a su ubicación, por ejemplo, en medio de la ciudad, muchas residencias para mayores no poseen este tipo de comodidades. Justamente por eso, debido a que no todo el mundo dispone del mismo nivel de ingresos, hablábamos al principio de lo difícil que resulta tomar una decisión al respecto.

close
search
Comentarios recientes
    Archivos
    avatar

    Hi, guest!

    settings

    menu